sábado

Déjà Vu

Seres racionales.... Aparentemente, eso es lo que somos. Cuerpos con instintos animales, pero mentes desarrolladas con una capacidad analítica y de comunicación por encima de la media del mundo animal, y bla bla bla...
¿En serio alguien se lo cree?
En mi opinión, somos el animal más imbécil. El único que vuelve a caer siempre en la misma piedra. Me encanta ver cómo nuestras mentes supuestamente racionales dejan de funcionar cuando se cruza en nuestro camino una determinada persona. Me río, porque me he dado cuenta de que es inevitable.

Los seres humanos somos algo así como semirracionales, es decir, cuando se trata de otra persona, vemos con claridad lo que pasa, la solución al problema aparece clarísima, pero... ¿Qué pasa cuando se trata de uno mismo? La respuesta es fácil: nuestra mente parece quedarse embotada, no sabe no contesta, desesperación, qué hago, qué piensas, por qué, por qué no... Apasionante mundo de la psicología humana. Lo dicho, lo que somos es imbéciles.

Y yo, en estos casos, me llevo la palma. Porque creía tenerte enterrado, pero no sé qué haces conmigo.  Porque me doy cuenta de que cada vez que apareces entro en un estado catatónico de Déjà Vu: sonrisa de tonta, escalofrío, te miro, me miras, aparto la mirada y hago como que no te veo, tú me imitas. Y cuando me autoconvenzo (en eso también soy especialista) de que te encerré muy adentro y tiré la llave, me la traes de vuelta y volvemos a empezar. Y entonces, vuelvo a autoconvencerme: lo nuestro no tiene remedio.

1 comentario:

C. dijo...

"Aprende de tus errores, para que alguna vez puedas repetirlos con mayor precisión"
Trevor Goodchild, en la serie de Aeon Flux.
De eso me hizo acordar el primer párrafo.
Saludos.