sábado

Zaharagoza

Hoy, he decidido dedicártelo, Z. Desde luego, no negaré que ya tenía ganas de un concierto como el de anoche.
Acústico, la simple palabra ya prometía.
Una personita pequeña, con vaqueros y coleta, sube al escenario. Esta vez, sin sus fabulosos, se la ve frágil entre tanta gente. Hasta que la púa rasga las cuerdas de la guitarra y los acordes de "En la habitación" comienzan a sonar. Ya no está sola... tiene su voz, que nos hechiza hasta olvidarnos casi de respirar.

Canciones conocidas, Zahara-cantante versus Zahara-ciclista, Momento pañuelos, Momento Días de siesta...

He de decir que me hiciste sonreír en la canción sobre tu sobrino Darío.
Que se me pusieron los pelos de punta con tu versión de "Hallelujah".
Que no dejamos de gritar, más que de cantar, a nuestro "Chico Fabuloso".
Que cantamos, dimos palmas, reímos, hicimos fotos, y quién sabe si nos comimos a Carlos, la piruleta.


Sólo me queda darte las gracias. Por una noche como la de ayer, por dejarnos disfrutar de una voz como la tuya, por no borrar esa sonrisa de tu cara ni aun "a riesgo de morir delante de todos nosotros".
Y por ser como eres y recibirnos después del concierto de nuevo con una sonrisa, y por momentos como los "politonos".

Fue la primera, pero estoy segura de que no será la última. Gracias por una noche fabulosa... y hasta la próxima.

Encantada de encontrarnos donde tantos otros se habían perdido, como escribiste después en esa dedicatoria que, entre risas, me prohibiste leer hasta que no te hubieras ido. 





1 comentario:

Angie dijo...

nO, Si al final... me acabaréis entendiendo y todo :P
Está llegando a vosotras el fenómeno fan eh ^^ jeje
Me alegro de que fuera guay!
un besazo