domingo

Bu!

Pasar una noche en esa casa, digamos mágica, era todo un reto. Y más, si se trataba de Halloween. Así que allá que fuimos, las dos valientes y las dos miedosillas -que acabamos incluso viendo una peli de  "miedo".
Kilos de maquillaje, sangre, ojeras y ganas de una noche que se preveía genial. Y calabazas, claro. Maléficas...
Et voilà, welcome to Halloween...




Por muchos días más como ese, por muchas más cenas, y confidencias, y ciudades por descubrir.

2 comentarios:

ÁNGELA ALGORA ♥ dijo...

Por mil más!! :)
Me encanta (L) os quiero mucho mucho mucho!

Helen dijo...

Ame la foto del piano, esta grandiosa!