martes

Nunca fui chica de Semanas Santas. Ni de Navidades. Me gusta la improvisación. Regalar por regalar, porque sí, cuando me apetece. Y salir a caminar bajo la lluvia durante horas cualquier otra tarde gris, colarme entre calles vacías sin rumbo fijo.
Por eso, lo mejor de todo esto es cuando, después de diez días, todo sigue igual. Por eso, puedo decir que cómo me gustan las estaciones... Sólo para los reencuentros. Tus reencuentros.

5 comentarios:

Dolor adictivo dijo...

Adoro las tardes grises, las noches lluviosas... Soy tan feliz:D

Pedalier dijo...

De las tardes lluviosas me gusta el olor a tierra mojada y el sonido de las gotas al caer. Parece que se hace el silencio porque todo está en calma.

Nos leemos.

Bambú dijo...

Yo siento precisamente lo contrario que tú. Odio volver y que todo siga igual ¬¬...

Anahi dijo...

A mi también me gustan las estaciones. Pero sólo para los reencuentros ;)

Pequeñas Promesas. dijo...

Bonito blog y bonitas fotos :)

Te sigo :)