martes

Aquella mañana volvió a repetírselo. No era raro... era especial. Lo sabía. Le gustaban los nombres que empezaban por vocal. La musicalidad de aquellas letras se le escapaba entre los suspiros, y no podía atrapar su sonido, por más que lo deseara.
De todas formas, pensó, siempre le habían gustado aquellas cosas que nunca pudo tener... el deseo de lo imposible. Y sin embargo, se dijo entre sonrisas, nunca fue demasiado materialista. Se enamoró de un hombro ligeramente tostado, anguloso, perfecto, liberado del algodón de una camiseta rebelde. Deseó hasta el sufrimiento un susurro en una noche de verano, la mirada de unos ojos del color de las violetas al atardecer, las sensaciones más profundas del más astuto casanova. Deseó viajar a las entrañas de la tierra, y estar presente en un rompeolas en el momento en el que el agua salta, salpica. Deseó simplemente, tal vez, sentirse vivo de vez en cuando. De una vez por todas.

7 comentarios:

eliale dijo...

El deseo de lo imposible ♥

Sentirse vivo de una vez por todas... Creo que todos queremos sentirnos así en algún momento

Liberarnos

Un besote

Bambú dijo...

Que bonito. Todos alguna vez hemos sentido una sensación parecida.

A mi también me gusta su nombre, que empieza por vocal =), jajaja.

Un besote!!

Ellen ♥ dijo...

Que bonito, a veces esas cosas inalcanzables son las únicas que nos impulsan a desear.
Un beso!

mili dijo...

Que linda entrada a vecer lo mas raro es lo que nos hace mas felices, me hago tu seguidore, espero que remojadas pasar por mi blog :)

Carolina. dijo...

Es precioso.
No sé cómo lo haces, pero consigues que me sienta identificada con muchas de tus entradas y que, además, cada momento parezca tremendamente especial, como debería ser (:
xo

Eva dijo...

Hermosa entrada ♥
Gracias por pasarte por mi blog, te sigo.
Un besazo;)

AnnGy Hz dijo...

creo que todos hemos sentido aquello, y lo que hemos querido tener siempre, algo imposible que con el tiempo puede volverse posible... Gracias por tu comentario, ya te sigo. Cuidate y nos comentamos.