domingo

Cáete. Vuelve a morder el polvo. Siente esa sensación, la presión en la boca del estómago, decepciónate, grita, aprende cómo levantarte, te vendrá bien para cuando vuelvas a caer.
No intentes ir más deprisa, la vida te enseñará todo a su debido tiempo. Aprenderás, tal vez sin darte cuenta, que las primeras impresiones no siempre son las correctas, que tus opiniones también pueden cambiar, y de hecho lo harán, y que las casualidades, en el fondo, suceden por algún tipo de causalidad.

2 comentarios:

un par de lacasittos dijo...

"y que las casualidades, en el fondo, suceden por algún tipo de causalidad."

me encanta como escribes!=D

La chica del abrigo rojo dijo...

Muchisimas graciaaas =)